Fotografiando aves

En este tipo de fotografía es muy recomendable usar una DSLR. Lo ideal es tener un buen tele. Creo que en relación calidad precio, y sin querer gastar una fortuna, para iniciarse el 70-300VR de Nikon es la mejor opción. Es uno de esos objetivos redondos que, a pesar de no tener ese glamuroso anillo dorado, en muchos foros y reviews lo consideran un pata negra. Tiene una excelente calidad en todas sus focales, aunque flojea un poco en el rango 200-300, cerrando el diafragma a F8 pueden conseguirse excelentes resultados.

Grupo de córvidos sobrevolando el río Duratón

La velocidad de enfoque y la luz son elementos esenciales en este tipo de fotos. En función del lugar en el que nos encontremos, el fondo y contraste de luces y sombras del entorno, es recomendable tener en consideración cómo va a medir la luz nuestra cámara. Por ello en gran parte de las tomas la medición puntual o ponderada son un buen recurso.

Este buitre leonado lo “capturé” en las Hoces del río Duratón.

Por supuesto el punto de enfoque determinará el éxito de nuestra toma. En mi Nikon D90 suelo configurar el autofoco contínuo en punto único, y en función del espectáculo y encuadre que nos convenga, procuro seleccionar alguno de los puntos laterales para lograr aire en la zona de mirada del ave.

En cualquier caso, esa es mi teoría. Las aves se mueven de manera muy errática e impredecible. En esta toma debí enfocar en el ojo del avestruz y no en el pico…aun así, con capture NX pude dar algo de nitidez a los ojos

Aquí se aprecia mejor el desenfoque de los ojos (aunque creo que en fotografía no hay reglas, en los retratos se “debe” enfocar siempre a los ojos). Aun intentándolo , basta que el ave se mueva unos milímetros para cometer el “error”

Esta foto la hice en el parque natural de Maracajá, en Brasil

Esta toma también la hice en Brasil, este ave tiene el nombre común de “piru piru”, imagino que por su peculiar forma de cantar

Garceta en las playas de Brasil…aquí hice un procesado “personalizado”

Esta Gaviota la hice en Mallorca, en cala Santinyí. En este caso usé un 70-200VR 2,8. Este objetivo, además de luminoso y tener una excelente calidad, es muy rápido enfocando, algo crucial en fotografía de acción.

“Los 3 tenores”, me metí en el lago muy sigilosamente, hasta lograr un encuadre aceptable. Me gustó el resultado de tonos verdes en contraste con el gris

Y aunque no tengamos un tele, es importante sacar provecho a lo que tengamos. Esta fotografía la hice con un 18-105. Aunque no se ven los detalles del ave, es una foto que a mi me gusta mucho.

Estas fotos son de aficionado. Los grandes fotógrafos de aves hacen un trabajo muy laborioso, montando hides y complejos sistemas de iluminación. Una buena foto de un ave en libertad puede llevar muchas horas de trabajo, paciencia, espera y sacrificio.

Espero que os gusten!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en fotografía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s